Edita • Publica • Imprime Llama GRATIS al    800 808 202

La mujer de nadie

9,90

La mujer de nadie se arropa solo con la voz de un poeta. Únicamente él logra que asome por el embozo ella misma, ese sueño pesado e irresistible que se arrebata entre sus párpados. Resulta paradójico que esa voz o un poeta se sirva del paladeo de un bostezo para acunar semejante revolución.
Sonrojada, convencida de que Héctor concibe esa poesía, se revuelve en el sudor del que sueña; y este libro que tú sostienes en las manos de ella te lanza a pie de calle, al traqueteo de la lluvia sobre el cristal, a un torpe beso en un portal, al futuro condenado bajo un flexo, a la última sesión del filme que la crítica ignoró (ellos no), a la verdad que hoy cobijan los puentes debajo o a su sonrisa despeinada por la brisa del mar libre que la espera bravo. Ardes. Y en el entretanto, una bandada de cerriles y melosas legañas se enreda en el pestañeo de la que es de nadie.
Y es entonces cuando uno de estos versos, necesario, se asoma al mundo; agarra las sábanas a todo trapo y las mete bajo el colchón para que ella misma, tu calor, no se escape.

Autor

Editorial

ISBN

Materia

Categorías: ,

La mujer de nadie se arropa solo con la voz de un poeta. Únicamente él logra que asome por el embozo ella misma, ese sueño pesado e irresistible que se arrebata entre sus párpados. Resulta paradójico que esa voz o un poeta se sirva del paladeo de un bostezo para acunar semejante revolución.
Sonrojada, convencida de que Héctor concibe esa poesía, se revuelve en el sudor del que sueña; y este libro que tú sostienes en las manos de ella te lanza a pie de calle, al traqueteo de la lluvia sobre el cristal, a un torpe beso en un portal, al futuro condenado bajo un flexo, a la última sesión del filme que la crítica ignoró (ellos no), a la verdad que hoy cobijan los puentes debajo o a su sonrisa despeinada por la brisa del mar libre que la espera bravo. Ardes. Y en el entretanto, una bandada de cerriles y melosas legañas se enreda en el pestañeo de la que es de nadie.
Y es entonces cuando uno de estos versos, necesario, se asoma al mundo; agarra las sábanas a todo trapo y las mete bajo el colchón para que ella misma, tu calor, no se escape.

Valoraciones


No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La mujer de nadie”


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies