Entrevista. Francisco Núñez Roldán, Premio de Novela Ciudad de Badajoz por “Jaque al peón”


Jaque al peón
 (Algaida) es la décima novela publicada de Francisco Núñez Roldán; con ella este catedrático de lengua inglesa, acaba de recibir el XVII Premio de Novela Ciudad de Badajoz.

La novela nos sitúa en el siglo XVI, en Portugal, justo acaba de morir el rey don Sebastián, el país se queda sin rey y comienza una carrera veloz por ocupar el trono vacío. Felipe II es el aspirante más aventajado para ocuparlo pero no será fácil, muchos recelan de la unión de los dos reinos y un hombre que tendrá mucho que decir al respecto: Cristóbal de Moura. Un gran estratega unido a ambos territorios y que jugará un papel fundamental en la formación de este imperio.

Esta novela apasionará a los amantes de la novela histórica; en su lectura es importante prestar la atención debida a los diálogos de los personajes puesto que son fundamentales para conseguir descifrar las intenciones de cada uno de ellos. Además, es una novela didáctica y que descubre pasajes de la historia de nuestro país que teníamos olvidados. En definitiva, un placer de lectura.

Os dejamos con su autor, Francisco Núñez Roldán,  y nuestras preguntas:

¿Cómo surgió la idea de escribir esta novela?

La idea surgió en una de mis lecturas de documentos históricos, a los que soy bastante aficionado, al hacerlo sobre la correspondencia entre Felipe II y su enviado a Portugal, Cristóbal de Moura, para que moviese voluntades favorables a la candidatura del rey de España al trono de Portugal.  Vi que había material sobrado para una novela.

¿Cuál es el principal objetivo del libro?

Relatar de la forma más amena posible los entresijos de un momento clave en la historia de España y Portugal,  rememorar el papel del eficacísimo agente filipino que fue Cristóbal de Moura y reivindicar asimismo el papel de estadista de Felipe II, en lo cual coincido con las últimas tendencias de la historiografía británica (Kamen, Parker…)


¿Cómo es Cristóbal de Moura?

Se siente tan español como portugués.  Es un iberista “avant la lettre”. Un personaje admirable.  Leal, perspicaz, trabajador, inteligente…,  Se deduce no sólo de sus cartas, sino de su labor: Y del aprecio y admiración que acabaron teniendo todos por él, comenzando por el rey.

¿Cómo ha sido tu proceso creativo con esta novela?

Primero fue la lectura de la voluminosa correspondencia.  Después hube de afianzarme en el conocimiento de la corte de Felipe II, de sus tejemanejes, entresijos y personajes principales, así como del momento histórico en Portugal y de la Lisboa de antes del terremoto de 1755. Luego consulté la única biografía sobre Moura.  Ello me dio bula para novelar los episodios de su vida personal, entreverándolos con el más riguroso acontecer histórico.

¿Qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?

Dedicación, esto es, lo que decía Alejo Carpentier: leer mucho, escribir mucho y romper mucho. Es decir: cultura, trabajo y autocrítica.  A lo mejor también existen las musas y la genialidad.  Pero el hecho es que los grandes genios, en todas las facetas del arte, han sido prácticamente siempre grandes trabajadores, volcados en su obra y muy exigentes con ella.

¿Qué te gustaría que pesase el lector cuando acabe de leer Jaque al peón?

Me gustaría, de entrada, que hubiera pasado un buen rato con la novela.  Eso es fundamental.  No es una tesis doctoral, es una novela, y la literatura, el arte, es el patio de recreo de la vida, no son las aulas de estudio.  Para eso ya está la cotidianidad.

También pretendo que haya conocido a un personaje interesantísimo en un momento no menos interesante. Y luego, que la novela le haya contado algo positivo  sobre un rey, y sobre un país que desgraciadamente se ha creído la leyenda negra más incluso que quienes la crearon.  Esa es otra de nuestras facetas que suele sorprender a los historiadores extranjeros.

 

Premio Nadal 2014. Carmen Amoraga: “Yo creo que siempre escribimos la misma novela”. “La vida era eso”

Lola Beccaria: “El amor es una de las necesidades más importantes del ser humano”. Nos presenta “Mientras no digas te quiero”

Marta Rivera de la Cruz: “La novela habla del derecho de todo el mundo a vivir hasta el último aliento”.

Dolores Redondo: “Escribir una novela no te cambia, o no debería hacerlo”. Nos presenta “El legado en los huesos” César

Pérez Gellida: “Si tengo muy claro, muy claro por donde tengo que ir, descarto ese camino”

Clara Sánchez, Premio Planeta 2013. “Un escritor tiene que tener alma” “En este libro he puesto lo mejor que tengo”.

Eloy Tizón nos presenta “Técnicas de iluminación”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.