Entrevista a Ramón Parreño

Entrevista a Ramón Parreño

Entrevista a Ramón Parreño: Nos concede una entrevista el escritor Ramón Parreño, autor de la novela “Tiempo de carretera” publicada por nuestra editorial. Según su autor, este es el libro para quienes siempre han querido visitar la Isla de Man. Brevemente nos adelanta que en “Tiempo de carretera”  vamos a encontrar dos tramas paralelas, ambientadas en los locos ‘80. Carreras, motos, música, kilómetros, gasolina, cerveza, amistad, paisajes, asfalto, aventuras, amor, intriga, persecuciones, maldad, humor y fracasos de todos los colores…

Con tanta acción, intriga y sobre todo humor y diversión, le pregunto cómo ha sido el proceso creativo, qué fue lo más fácil y lo que menos a la hora de poner el punto final.

Era fácil tener en mente una trama y sus detalles, pero luego plasmarlos en el papel es harina de otro costal. Lo verdaderamente difícil fue el final, ya que había muchos detalles que cuidar.

Pero no lleguemos tan pronto al final, hay mucha aventura de por medio, y nada como empezar por el principio. ¿De dónde surgió la idea de escribir “Tiempo de carretera”?

Hay una anécdota en el relato que escribí para un concurso en una revista y fue premiado, el premio era una cazadora de cuero, y me pregunté el porqué no podía idear unos personajes alrededor, y así comenzó todo.

Una cazadora de cuero, un premio y además de la dedicatoria y el prólogo. ¿Qué se van a encontrar los lectores en las primeras etapas de esta historia?

Se van a encontrar inmersos en varias tramas que se entrelazan a un ritmo trepidante y van a terminar viajando a una isla mítica dentro del mundo de las dos ruedas de la mano de unos personajes entrañables.

Hablando de personajes, si tuvieses que destacar uno, ¿cuál sería y por qué?

Me gusta mucho “Gennare el Corso”, pues posee una coraza y dentro de sí guarda gran sensibilidad pese a su duro trabajo. Aunque es difícil elegir, todos me gustan.

Es lógico, claro. Dicen que en toda obra hay algo de cada autor, ¿tiene algo de autobiográfica esta obra?

Voy dejando pinceladas de vivencias de mi entorno en aquella época, y porqué no mías, no las voy a explicar pues lo dejo en manos del lector descubrirlo.

Como en todo viaje hay que planificar la ruta para no perderse, plano y brújula, aunque luego se deje algo a la aventura. Para esta novela, ¿te documentaste, qué etapas seguiste en este caso?

Me he documentado, claro que sí. Hay que tener en cuenta que es un viaje en moto y se pasan por lugares que en algunos he estado y en otros no. Hay que tener en cuenta que lo van a leer personas que ese mismo viaje lo han hecho y no me gustaría que me enmendaran la plana por ello. Cuando empecé a escribir el relato a base de atlas geográfico y libros que me mostrasen las zonas en todas sus facetas, así como libros sobre información de los vehículos que salen en él y de los diferentes transportes públicos que usan y sus horarios. La parte final fue más fácil gracias a internet, pero aun así todo está contrastado.

¿Qué sensaciones te gustaría que quedase en los lectores esta “Tiempo de carretera”?

A la vez desmontar algunos estereotipos de quienes eligen la moto para desplazarse y  que indaguen en algunos datos que dejo sueltos: lugares, paisajes, vehículos, hechos… Que hayan pasado un rato agradable, y si arranca una sonrisa del lector, pues mejor.

Hay lectores que ya han leído tu obra, ¿a qué crees que se debe el éxito de las primeras valoraciones que has recibido?

Aunque escribir “Tiempo de carretera” ha sido fácil pues trata sobre un mundillo al que pertenezco como es el de la motocicleta, hay personas que no tenían nada que ver con él y me han felicitado por pasar un buen rato leyéndolo.

¿Algún último consejo antes de dejar a los lectores que se hagan a la carretera y escojan “Tiempo de carretera” para su lectura estos días?

Creo que libros como este deberían abundar más, ya que es habitual oír historias o anécdotas de viajes o sucesos de carretera que después de escucharlos y una vez que te hayan arrancado sensaciones, se pierden en la memoria y hay algunos de ellos que debían de perdurar al igual que otros relatos más convencionales.

Muchas gracias y muchos éxitos más.

Te puede interesar también:

Entrevista a Manuel Baró

La orquídea blanca

El experimento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Block "pop-up-newsletter" not found