Corregir una novela: 4 claves para elegir a la persona idónea

Quién es la persona idónea para corregir una novela

Corregir una novela no es un trabajo sencillo y mucho menos rápido. Al fin terminaste de escribir, pero antes de publicar un libro hay una fase intermedia de suma importancia que todo escritor debe afrontar para asegurarse de que su trabajo es verdaderamente profesional: la revisión. Es entonces cuando surge la duda… ¿quién es la persona idónea para corregir una novela? ¿Puede hacerlo uno mismo, amigos, familiares, programas informáticos o incluso conocidos con conocimientos de lengua? Si quieres tener la certeza de que tu obra está en las condiciones idóneas es clave que sea un corrector profesional quien se encargue de esta tarea. Te damos cuatro razones.

  1. La concentración del autor. Aunque es cierto que el editor inicial es siempre el propio autor, lo más probable es que al hacerlo, además de fijarte en las reglas ortográficas y de puntuación, estés también muy pendiente del contenido. Ello hace que tu capacidad de concentración sea menor a la hora de identificar algunas de las modificaciones que el texto precisa. Además, es posible que en ocasiones no seas consciente de que estás ante un error, al ser tú mismo quien lo cometes, de modo que lo mejor es que te desligues en esta parte del proceso y dejes este trabajo en manos de terceros.
  2. Vinculación emocional y preparación. Confiar dicho quehacer a una persona cercana no es la mejor idea, pues al ser alguien conocido estará vinculado emocionalmente con el proyecto y su criterio no podrá ser del todo objetivo.
  3. No existe un ordenador capaz de ser editor. Tampoco se puede depositar toda la confianza en un corrector de texto informático, por una razón muy sencilla: los ordenadores no piensan y aunque pueden comprender la normativa y la gramática, no son capaces de detectar aspectos fundamentales como la intención comunicativa o analizar los diferentes elementos que componen un texto y solucionar los cuellos de botella que se encuentren. Es más, si estás pensando utilizarlo para una corrección ortográfica es necesario que sepas que este tipo de programas automáticos, no son capaces de diferenciar entre dos palabras con tilde diacrítica (aquellas que se escriben igual pero que pertenecen a categorías gramaticales diferentes, como /mas/ o /más/).
  4. Visión formada y crítica. Se necesita, por tanto, de la visión distante y crítica de un experto en la materia, neutral, con experiencia y especialmente formado para ello. De esta manera, estará en posición de hacer una revisión exhaustiva y honesta del escrito para ayudar a mejorar el resultado final de la obra. El hecho de dedicarse profesionalmente a la edición de textos (lo que dentro del proceso de editorial se conoce como editing) y estar familiarizado con los procedimientos de corrección es una garantía del proceso.

Cuéntanos tu experiencia y si necesitas más información o quieres contratar nuestros servicios de corrección editorial no dudes en llamar al teléfono que te dejamos abajo y te informaremos sin compromiso.

Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.