Corregir una novela: cómo hacerlo desde el principio

Corregir una novela: claves para hacerlo desde el principio

Corregir una novela es uno de los procesos clave por los que es necesario pasar antes de publicar un libro,  la corrección. Cómo corregir una novela no es una tarea fácil que podamos dejar en manos de cualquiera. Lo mejor, una vez terminada, es recurrir a un corrector profesional. De hecho, muchos autores recurren a esta figura desde el principio, desde que tienen la idea sobre la que van a escribir, para conseguir que sus pasos posteriores siempre estén bien encaminados.

Pero en el caso de que se quiera continuar en solitario, es importante revisar, constantemente, lo que ya se ha escrito. Si te sirve de ayuda para saber cómo corregir una novela te dejamos este test gratuito para que sepas en que punto estás. Y que necesita tu obra. Tienes otro buen método, aunque hay muchos, que es la prueba de las 20.000 palabras.

Puede que ya sepas qué es la prueba de las 20.000 palabras, aunque nunca está de más recordarlo. Una vez alcanzada esa cifra, es recomendable descansar un día y leer todo lo que has escrito. Con 20.000 palabras, te puedes hacer una idea de por dónde irá la novela, pero también sabrás si los personajes que han aparecido te gustan, la trama está bien encaminada, etc. Si hay que hacer alguna corrección sobre los personajes, el tono, el guión, etc., este es el mejor momento para ello.

Tras introducir las correcciones necesarias, es el momento de acabar el primer borrador. Una vez finalizado, lo leemos. Lo más recomendable es pasarlo a un formato en el que no podamos hacer modificaciones mientras leemos, lo que agilizará la corrección. Sí que tomaremos notas y, una vez leído el borrador, corregiremos los errores y empezaremos por los más graves. Stephen King dice que deben pasar seis semanas antes de leer el primer borrador, aunque muchos escritores no son capaces de aguantar tanto. En realidad, depende de la paciencia de cada uno, aunque hay que intentar desconectar unos días.

Dejamos pasar uno o dos días y volvemos a mirar el segundo borrador. Las correcciones serán, cada vez, menores y cuando consideremos que ya está listo, es el momento de recurrir al corrector profesional. Mucha gente comete el error de entregar el borrador a familiares o amigos a los que quizá apasione la lectura, por ejemplo, los más recurrentes son los profesores de lengua o periodistas. Sin embargo, no son profesionales del editing, así que corremos el riesgo de que la corrección no sea tan precisa como debería y tampoco tan sincera como la de un corrector profesional. Si te haces la pregunta ¿Mi libro es bueno? ¿Mi libro está bien?

Piensa que los correctores profesionales son activos, así que intentarán hacer varias correcciones y te llegarán muchas sugerencias. Puedes buscar más de una opinión, aunque, si recurres a muchos correctores, quizá, recibas demasiadas. Otra opción es recurrir a grupos de crítica, también con pocos miembros, pero que conozcan el género del que escribes. Su consejo puede ser muy útil. Y desde luego, lo más importante es que la persona que te corrija te entienda, que sepa cuál es tu idea a plasmar y que conozca cómo es tu estilo. Debe haber una simbiosis entre tú y tu editor profesional, una conexión que es indispensable para que el resultado del proceso sea satisfactorio. Esto es muy importante para que al final tu obra se potencia sin desvirtuarse.

Por último, lo más importante es que tu estés conforme con todos los cambios y que estos se adapten como un guante a la imagen mental que tenías de tu historia.

  • Cómo corregir una novela

  • Cómo saber si mi libro es bueno

  • Cómo saber si mi libro está bien

Un comentario de “Corregir una novela: cómo hacerlo desde el principio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.