Reseña con un poco de ironía: Luz y taquígrafos. El caso Bárcenas, de Ernesto Ekaizer

el-caso-barcenas1

Ernesto Ekaizer hace una crónica de este famoso caso llamado Bárcenas, resultado de otro caso también de corrupción llamado Gürtel, correa en alemán, que ahora lo somos mucho. En principio un daño colateral que puede acabar siendo un gran boquete en la línea de flotación del partido que nos gobierna, o no.

En la actualidad, Bárcenas es uno de los protagonistas indiscutibles, hay más, muchos…, de manera, que este periodista intenta arrojar luz sobre qué ha sucedido para que este señor tan pinturero haya terminado con sus huesos en una cárcel llamada Soto del Real.

Sustraerse al Caso Bárcenas en nuestro país ahora es prácticamente imposible, los periódicos, informativos y tertulias se llenan con este vodevil sangriento y sangrante  que nos deja anonadados por muy diversas razones, entre otras porque no entendemos cómo hemos llegado hasta aquí. Ernesto Ekaizer, se remonta cuatro años atrás para intentar explicarnos un poco lo que está sucediendo con este caso.

El caso Bárcenas (Espasa) está bien escrito, se lee fácil y además aporta muchos datos de esta investigación; es evidente que es una obra que viene dada por la oportunidad y la rabiosa, nunca mejor dicho, actualidad, aunque no podemos negar que también nos sirve para arrojar un poco más de luz constante ante un caso que se nutre de ráfagas que sirven para hacer circo televisivo pero que poco informan de lo que realmente sucedió y está sucediendo. En sus páginas se encuentran muchos datos, información contrastada y una redacción entretenida.

Seguramente, no le ha resultado fácil a Ekaizer publicar este libro, o sí, nunca se sabe, pero no viene mal dedicarle un tiempo a esta sucesión suculenta que fácilmente se puede leer de un tirón y que nos sirve para analizar, pensar y darle vueltas a lo que realmente importa: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? y lo esencial, ¿Cómo salimos de esta? Aunque es posible que esta pregunta no sólo se la esté haciendo el ciudadano de a píe; puede ser que más de un antiguo compañero de partido del protagonista de este libro esté pensando lo mismo, o no.

Einstein decía que es más fácil engañar a la gente que convencerla de que la habían engañado…Y Einstein era un sabio.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.