Grela Bravo abraza la vida en ‘Matemática de la fragilidad’

Grela Bravo, autora de Matemática de la fragilidad: «El ser humano revive como el ‘ave fénix’. Lo he visto innumerables veces».

Grela Bravo nos confronta con todo lo que conforma la vida: el amor y el desamor; el anhelo y la pérdida; el dolor y la resiliencia… pero con la belleza que da la esperanza en los setenta y ocho capítulos que conforman Matemática de la fragilidad.matematica_fragilidad_grela_bravo_ole_libros

 

Matemática de la fragilidad es un libro difícil de clasificar porque a lo largo de sus páginas descubrimos lo que podría ser un manual de vida elaborado con pinceladas de filosofía, psicología, íntimas reflexiones y mucha poesía. No es un libro de poesía, pero Grela entreteje las palabras dándoles esa sonoridad y belleza que hallamos en los textos poéticos. Además, los dota de originalidad titulándolos con fórmulas matemáticas que ha elaborado su propio padre.

Grela Bravo utiliza todos los recursos que tan magistralmente domina para hacernos reflexionar sobre el vértigo que provoca vivir intensa y conscientemente. El dolor, las frustraciones, el cansancio, la pérdida… son parte de la vida, pero saber encontrar en ella también la emoción, la belleza o la felicidad es encararla en toda su plenitud. Y más, entre el caos y la incerteza de los difíciles momentos que estamos viviendo.

May Gañán, artista y periodista, firma el prólogo del libro, y nos revela que Grela: «Somete en este libro al duro escrutinio del espejo to­dos los fragmentos de sí misma reunificados tras una minuciosa labor como de kintsugi, ese arte japonés de pegar los trozos rotos de una pieza para hacerla revivir de nuevo a través de sus heridas».

Grela Bravo es Psicóloga clínica y Mediadora Social e Intercultural. De polivalente trayectoria profesional, tanto en el ámbito social y de la salud, como de la comunicación y la cultura. Ha ejercido siempre con voluntad de aprendizaje continuo y servicio a las personas, sin renunciar jamás a una idea: ir un poco más allá. Ha publicado más de una decena de libros, entre ellos Sobrevivir al dolor, editado por Plataforma Editorial, libro que recibió el premio ‘Mejores ideas 2014’ que otorga Diario Médico. Y títulos como Mujeres que crean (2016), [A propósito de…] (2020) y el último, Matemática de la fragilidad (2021), entre otros.

 

  • ¿Cómo surge y qué es Matemática de la fragilidad?

 La primera vez que conocí lo que era un fractal, cuál era el comportamiento de su estructura, me fascinó. Quedé seducida por esa comunión entre matemática y naturaleza. Me pareció, como cito en el propio libro, la forma más bella del medio natural, en sus múltiples versiones. Me gusta lo que significa, lo que esconde tras su apariencia, incluso la palabra, la sonoridad del vocablo.

De algún modo, la relación entre esos dos lenguajes, ese hallazgo, inspiró el concepto del libro.

  • ¿Cuál es la necesidad que impera en este libro?

¿Cuál es la necesidad que impera en la vida? ¿Hay solo una? ¿Es invariable?… Cada libro es un pedacito de vida.

  • ¿A qué hace referencia el título? ¿Qué tiene que ver la poesía reflexiva con la matemática concienzuda, es decir, las emociones con los números? ¿Hay algo racional en la propia fragilidad?

El título es sin duda un homenaje a los fractales, como formas de sostener la realidad de muchas de las cosas que nos rodean, y la fórmula que hay en esas formas. Si lo pensamos, en el fondo, las matemáticas —y la poesía— tienen que ver con todo. Son dos expresiones de una misma realidad. A mi modo de ver son transversales en todo.

  • ¿Qué significan las fórmulas matemáticas que dan título a los diferentes capítulos?

A veces el significante es uno y el significado son muchos. Justamente ese juego, interpelar al lector con esa duda, me parecía el guiño idóneo para buscar el hilo entre ambas: poesía y matemática. Cómo algo aparentemente complejo o enigmático da como resultado, sin embargo, algo sencillo, que podemos conocer y comprender.

Además, era la oportunidad de rendir un pequeño homenaje a mi padre, que ha amado toda la vida las matemáticas, materia en la que nunca fui buena alumna. Las fórmulas del libro son suyas.

  • ¿Es este un libro liberador y a la vez renovador que habla sobre el dolor?

Hay grandes temas universales, presentes siempre, en todos los libros, en cualquier expresión creativa, porque son los grandes temas de la vida, que a todos nos mueven: dolor, miedo, amor, libertad…

Si escribir puede ser un ejercicio que persiga de algún modo esa liberación, entonces, sí, ha sido un nuevo intento de liberación y renovación. Conseguirlo no es un peldaño estanco. Siempre es una condición líquida, un estado en movimiento.

  • ¿Cuál es tu fórmula para «coser» o recomponer lo que está roto dentro de ti?

No lo sé. Tal vez esa ecuación nunca se resuelve. O tal vez ser consciente de las fisuras, los huecos, que abre en ti esa rotura es lo más sanador que puede haber.

  • ¿Sugieres que el ser humano puede «renacer» como el ave fénix?

Puede. Lo he visto innumerables veces.

  • ¿Eres de las que piensan que el amor lo puede todo?

No deberíamos cargar con esa responsabilidad a ningún sentimiento. Sin embargo, si fuéramos capaces de aprehender otro concepto del amor… El amor no es superpoderoso, el amor es omnipresente. Aunque no siempre lo sepamos, lo veamos o lo reconozcamos. Es condición sine qua non a la vida.

  • ¿Cuál es el punto de encuentro entre tu intimidad y la del potencial lector?

La que este decida. Hay un acto de mayor valentía en el lector que decide reconocer su intimidad cuando te lee. Somos espejos.

  • ¿No te da vértigo desnudarte ante el público?

Debería darnos vértigo taparnos tanto.

  • ¿Matemática de la fragilidad es una invitación a la reflexión?

Es compartir tu voz reflexiva a la distancia suficiente para que se produzca un eco que llegue hasta el lector.

  • ¿Cómo expresar lo que escapa de la limitación del lenguaje?

Supongo que indagar en eso es lo que me mueve a intentarlo. La poesía es un buen aliado. La piel también.

  • ¿No te da miedo que la abstracción de tus emociones pueda no converger en el entendimiento o corazón de tus lectores?

¿Hay algún escritor que no tema eso? Nunca escribo pensando en ello, porque de ese modo estaría secuestrando y constriñendo mi instinto. Dejaría de ser espontanea, cierta.

  • ¿Crees que es un libro para todo el mundo?

No hay nada para todos los públicos, afortunadamente. Eso siempre fue más un eslogan que una verdad. Es maravilloso que haya un abanico inmenso de gustos y opciones. Soy una firme defensora —y amante— de los matices, de la diferencia, de las excepciones, de los márgenes, de lo breve, lo pequeño —el detalle o la minoría—…; en fin, de todo lo que se aleje de uniformar gustos, aficiones, intenciones. De las personas.

Block "pop-up-newsletter" not found