Entrevista a Luz Gabás

Luz Gabás

Esta semana entrevistamos a la escritora Luz Gabás. Para quienes no la conozcan, Luz Gabás Ariño nació en 1968 en Monzón (Huesca). Los mejores momentos de su niñez y adolescencia también transcurrieron entre el pueblo de su familia paterna (Cerler, en el Valle de Benasque) y el de su familia materna (Serrate, en el Valle de Lierp). Después de vivir un año en San Luis Obispo (California), estudió en Zaragoza, donde se licenció en Filología Inglesa y obtuvo más tarde la plaza de profesora titular de escuela universitaria. Durante años ha compaginado su docencia universitaria con la traducción, la publicación de artículos, la investigación en literatura y lingüística y la participación en proyectos culturales, teatrales y de cine independiente. Desde 2007 vive en el precioso pueblo de Anciles, junto a la Villa de Benasque, donde se dedica, entre otras cosas, a escribir. Su primera novela, Palmeras en la nieve, fue uno de los éxitos editoriales de 2012. Posteriormente fue llevada a la pantalla alcanzando aún más seguidores y lectores.

¿’Como fuego en el hielo’ de alguna manera cierra una trilogía iniciada con ‘Palmeras en la nieve’ y continuada con ‘Regreso a tu piel’?

Yo cierro una trilogía emocional, sí, ya está. He querido saber más, he querido saber sobre Guinea, he querido saber sobre la mujer en el siglo XVI, he querido saber sobre la montaña y el significado simbólico ce la montaña y del ser montañés, y en ese sentido he cerrado una trilogía emocional. Sí, yo creo que ahora me siento más libre para hacer otras cosas.

El amor, tan presente en sus novelas, se revela en esta quizá como un verdadero motor, como una fuerza sublime, ya anunciada desde el título, que en exceso puede convertirse en algo condenatorio.

Claro, el amor es una condena porque te ata, te obliga a seguir una dirección dejando otras, pero a la vez, y esa es la gran ironía de la vida, el amor es el que te puede salvar de todo. Pero no solo tiene que ser el amor romántico, el amor de pareja, cualquier tipo de amor. El amor.

Sitúa la novela a mediados del siglo XIX, hay un contexto histórico ineludible, háblenos de cómo se empapó de la atmósfera histórica durante la fase documental.

Partí de lo general a lo específico. Primero Europa, después España y después los Pirineos. Tres días de documentación que pongo en la novela, una de la parte que era historia con grandes manuales de Historia, buenos, cotejados, además de diferentes ideologías, no siempre, digamos, del mismo punto de vista; y después me fueron muy útiles los libros de los viajeros del siglo XIX que entraron en España porque tenían la visión del otro. Hay un personaje de la novela que es Aurore, que es la viajera adinerada, que viaja por placer porque se lo puede permitir, y ofrece unas descripciones de sus viajes, y eso está muy bien, es muy enriquecedor, es una novela frontera: los otros, yo, el otro país, este país, necesitaba ese punto de vista del viajero.

El turismo termal está muy presente en ’Como fuego en el hielo’, aunque uno de los escenarios es ficticio, está basado en el Balneario de Benasque que ha sufrido bastantes avatares desde su inauguración en 1522.

Los balnearios están presentes en la novela, está el de Benasque, (Albort), el de Panticosa, Cauterets, y Bagnères de Bigorre, esos son los cuatro principales, luego hay secundarios como el de Bigorriz, Canfranc, Barbazán, que inspira el que se quiere construir en Benasque el personaje de la novela, pero ese territorio es real y ese circuito es real, y ahí sí que está inspirado la novela. El de Benasque empezaron a utilizarse las aguas en mil quinientos… bueno, cuando tú has dicho, se construyó, según dice la leyenda, por una subvención del duque de alba a un Benasque famoso que teníamos en Madrid en 1802 o 1803, pero se quedó en el edificio que vemos, no fue a más, no se convirtió en villa balnearia. El edificio está, se sigue empleando, pero ahora está en un estado delicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *