Técnicas narrativas

Técnicas narrativas

¿Qué son las técnicas narrativas y para qué sirven?

Las técnicas narrativas son un recurso de tu mente

Las técnicas narrativas suelen ser mecanismos sencillos de aplicar y muchas de ellas ya las usas diariamente sin darte cuenta. Cuando oímos que un libro tiene mucha técnica tendemos a pensar que está construido con una arquitectura sofisticada, nada más lejos de la realidad. La literatura es libre, sobre todo porque es el fruto de nuestra creatividad, de nuestra mente. Tú quieres contar algo y tu cerebro busca la mejor manera de hacerlo. En el trayecto, utiliza todo lo que tiene a mano, por eso cuanto más sepas y hayas leído, mejor, y si tu mente no encuentra nada entre todo eso que le convenza sabrá cómo conseguirlo de todos modos. Un cerebro bien entrenado puede hacer millones de cálculos en décimas de segundo.

Para escribir un buen libro es necesario utilizar alguna técnica narrativa. Vamos a conocerlas mejor.

Para qué se usan

Técnicas narrativas es el conjunto de herramientas que usa un escritor para contar su historia de la manera más fiel posible. Se trata de plasmar tu idea, esa que se te ocurrió aquel día, dando las menores explicaciones dentro de la narración y de la manera más clara posible para que el lector sea capaz de evocar en su mente ese mundo que tú has construido. A veces, es mejor un flash back que un párrafo descriptivo. (Las descripciones, si eres Clarín, genial. En una novela, las justitas y todas las que se hagan que tengan tanto buen hacer dentro que se dejen leer con fruición).

Conocerlas para aplicarlas con rigor

Es importante identificar las diferentes técnicas que se han venido utilizando a través de los tiempos, aprender cuantas más mejor. Si no sabes que existe una determinada técnica es posible que nunca la utilices y en alguna de las tramas que trabajes a lo largo de tu vida puede salvarte el texto. Eso es evidente. Leer y estudiar es una constante si quieres ser buen escritor.

Lo importante es crear

Pero lo que sí es importante es que te atrevas a crear, a inventar, a exprimir tu cerebro para conseguir tu propia técnica literaria y no lo digo para que seas el más listo de clase, para que tu novela luego se estudie en los colegios. Lo digo porque cuanto más inventes, cuanto más viajes a través de tu pensamiento, mejor conseguirás plasmar ese universo que llevas dentro. La plasticidad del lenguaje de un escritor cuanto más se desarrolle, mejor. Alguien pensará: ¿qué es la plasticidad del lenguaje?. Eso en otro artículo.

Economía comunicativa

En literatura existen pocas normas pero una de las más importantes es la economía comunicativa. Lo que puedes decir con dos palabras, no lo digas con tres y si lo puedes decir con una, mejor. Las técnicas literarias apropiadas o inventadas sirven para ello, nos ayudan a que nuestra novela sea ágil, cuente lo que tiene que contar en el momento adecuado para que el lector pueda construir tu universo inventado en su mente. Cuanto más conozcas cómo piensa el lector mejor te adaptas a él y más te querrá. Sé que esto último es una utopía pero siempre hay que ir en pos de ellas. ¿Qué sería del mundo sin utopías? Y aquí, seguro que alguien puede pensar que el escritor escribe para él mismo, principalmente, perfecto. Cada uno tiene una motivación para hacer las cosas, pero en el caso de que sí te importe lo que piensa el lector o quieras que disfrute leyendo tu obra, deberás tener en cuenta cómo se va a sentir cuando abra tu libro. Las técnicas narrativas te ayudarán a que se sienta maravillosamente.

La mejor técnica literaria, la que no se nota

El lector adora que lo lleven y lo traigan por la narración, aunque no hay que abusar de determinadas técnicas porque no hay nada peor que un lector que no sabe dónde se encuentra dentro de un libro. Cada técnica tiene un uso determinado que está en función de lo que se cuenta, nunca al contrario. Un error frecuente es utilizar técnicas literarias que se perciben. Cuando están bien utilizadas, el lector ni se entera de lo que está pasando, está tan inmerso en lo que le cuentas que sigue a la suya y sólo los expertos saben qué lo estás llevando y trayendo por la narración. Esta es la clave final. La mejor técnica narrativa es la que no se percibe. Escribir un buen libro es aplicar las técnicas narrativas justas y eficientes.

Si te ha gustado este post, no dudes en hacérmelo saber, me encanta conocer tu opinión sobre lo que escribo. Si quieres leer más post de este estilo, bucea en nuestros Recursos para escritores y si necesitas ayuda con tu novela, llámanos gratis a 900 831 910, y responderemos a tus preguntas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.