Arranca en L’Iber el VIII Curso de Narrativa

Imagen Curso Narrativa Olelibros.com

Alejandro Noguera, director de L’Iber, y Antonio Penadés, escritor y organizador, fueron los encargados de inaugurar la octava edición del Curso de Narrativa. Una buena ocasión para aprender más acerca de la arquitectura narrativa de la novela.

El marco, incomparable, nunca mejor dicho, puesto que las diez sesiones del curso se desarrollarán en L’Iber, como viene siendo habitual desde su primera edición, el Museo de los soldaditos de plomo de Valencia, un magnífico edificio de la calle Caballeros en el que habitan miles de minúsculos custodios que acompañarán a la cada vez más numerosa asistencia a este curso.

Por qué escribir

En la primera sesión, Penadés abordó las diversas motivaciones que pueden llevar al ser humano a dedicar su esfuerzo y energía a escribir, entre textos de Vargas Llosa, Auster o Pepa Roma, los participantes en el curso fueron descubriendo los diferentes puntos de inflexión por lo que se puede uno lanzar a la escritura.

El arte, según las palabras de Penadés, no sirve para gran cosa práctica, al menos,  en un plano masivo, sí puede influir en la vida de los individuos pero si partimos de la base en que el grueso de  los lectores no suele ser muy numeroso, es evidente que un libro tiene pocas posibilidades de cambiar la historia. Desde esta premisa, se inició el curso.

Géneros literarios

Sobre la motivación a la hora de escribir, Penadés señaló que ésta debe ser una acción puramente personal que se ha de llevar a la práctica si el individuo como tal lo necesita por la razón que fuere, pero siempre teniendo en cuenta qué quiere contar, cuál es su objetivo y cómo lo va a llevar a cabo. Dependiendo de la respuesta a estas preguntas el escritor deberá dirigirse a un género u otro, un estilo u otro y usará un tono u otro.

El Protagonista de la novela

En este sentido, también se habló de la importancia de los protagonistas y los personajes, un punto esencial en una novela que se tratará más profundamente en las sesión sexta, pero que en la primera se perfiló, de manera, que los presentes entendiesen la importancia de construir personajes atractivos e interesantes, como medio para trasladar cualquier idea o acontecimiento a la historia que se quiere contar. Si los personajes no son capaces de conmover al lector nada será posible en la novela, destacó el conductor del curso.

Otro punto de esta interesante sesión fue la importancia de la literatura en nuestras vidas. En este sentido, se llegó a la conclusión de que la literatura puede ayudar a superar muchas de las tormentas de la vida, tal y como contó la gran Matute cuando recibió el Príncipe de Asturias, y nos hace tener un espíritu más libre y crítico, pero no puede garantizarnos la felicidad, de hecho, entre los asistentes, algunos pensaban que más bien todo lo contrario.  Al hilo de esta última reflexión, se puede decir que las ovejas que leen se vuelven negras, es una frase magnífica cogida prestada, que puede resumir perfectamente lo que engloba el hecho de escribir o leer; nos transforma, eso seguro, en qué, no es posible generalizar en este término, cada cual en lo que quiera o pueda.

En definitiva, este curso arrancó con muchas expectativas entre un numeroso grupo de personas ávidas por aprender y sorprenderse de todo aquello que les puede deparar el aprendizaje del arte de narrar.

Destacar, antes de terminar, el nivel de los asistentes, potente y erudito; y por supuesto, el del profesor, un gran escritor que destaca por su capacidad de análisis y sus dotes pedagógicas.

Sin duda, un interesante arranque de un curso que ha ido mejorando y creciendo con los años. Una maravilla a la que asistiremos en sus diez sesiones con interés para poder contarlo aquí, en Olé Libros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.