“Los chicos perdidos”. Entrevista a su autora, Raquel M. Roca

los_chcios_perdidos_ole_libros_raquel_m_roca

Raquel M. Roca: «Los chicos perdidos es una aventura, pero también tiene mucho mensaje de fondo».

La autora de Los chicos perdidos se reconoce como «una gran defensora de la literatura juvenil como medio para afianzar la pasión por la lectura entre los más jóvenes». 

Raquel_m_Roca_ole_libros_los_chicos_perdidosLos chicos perdidos es el primer libro de una trilogía juvenil con el que su autora se inicia en el mundo de la escritura y el resultado de un proyecto que se ha desarrollado a lo largo de cinco años. Crear personajes, escribir, dejar reposar la historia, volver a ella y mejorarla. Así ha sido el proceso que ha dado como resultado una novela que atrapa a los lectores desde las primeras páginas y en la que vamos a encontrar aventuras, criaturas mágicas, monstruos, enigmas y secretos que van desvelándose poco a poco.

Raquel M. Roca pasó toda su infancia soñando con escribir y se lanzó a probar suerte durante la adolescencia. Su gran pasión por aprender a llenar de vida las páginas la llevó a estudiar Comunicación Audiovisual en la Universidad de Valencia. Ha escrito diversos cortometrajes de ficción y realizó una adaptación cinematográfica como trabajo final de grado. Siempre con un bloc de notas bajo el brazo, la cabeza en las nubes y una historia que contar, Raquel es una apasionada de la ciencia ficción y la fantasía. Los chicos perdidos nace de esa necesidad de vaciarse de unos personajes cada vez más desatados en su imaginación que fueron los que terminaron dirigiendo la orquesta.

 

  • ¿Cuál fue el origen de Los chicos perdidos?

Los chicos perdidos nace hace cinco años, después de un viaje a Venecia con mis padres y mi hermana donde me enamoré de la ciudad. Estaba buscando una nueva historia que contar, así que la chispa saltó por sí sola. Regresé con un viaje maravilloso en familia, pero también con una idea que fue floreciendo a lo largo de las siguientes semanas hasta que, por fin, nació Enzo, quien curiosamente ha heredado muchos rasgos de mi hermana. No fue un acto consciente, claro. Es como ocurrió. Todo lo demás vino después. Por aquel entonces consumía muchas series y cómics del género sobrenatural, así que me influenció notablemente.

  • ¿La concebiste desde el principio como una trilogía?

¡Para nada! La historia de Enzo y sus amigos iba a ser un pequeño cuento de cincuenta páginas. Pero comienzas a escribir y pasa lo que pasa. Una cosa lleva a la otra, esas cincuenta páginas se convierten en quinientas y de repente te das cuenta de que todavía queda mucho por narrar. Me percaté de que Los chicos perdidos iba a ser una trilogía cuando ya llevaba la mitad del actual libro.

  • ¿Qué te mueve a escribir para gente joven? ¿Es esta historia en concreto o te sientes más cómoda en esta franja de edad?

Encuentro en la literatura juvenil una magia que no veo en otros géneros. No hablo de magia como tal, sino de esa pasión, esas ganas de comerse el mundo. Se percibe mucho en este tipo de literatura y me encanta. También disfruto mucho de esta clase de historias como lectora y soy una gran defensora de la literatura juvenil como medio para afianzar la pasión por la lectura entre los más jóvenes. Si a mí, por ejemplo, con quince años me dieran a elegir entre leer para clase Harry Potter o La Regenta, escogería Harry Potter sin dudarlo. Por eso pienso que es tan importante que exista este tipo de literatura. Los jóvenes son el futuro y tenemos que saber lo que les gusta y lo que esperan encontrar en un libro.

Está claro que a día de hoy es lo que quiero escribir. No te puedo decir cómo me sentiré de aquí a unos años. Quizá siga queriendo crear este tipo de historias, quizá se me ocurran otras muy distintas. Habrá que verlo.

  • ¿Qué te importa más la forma o el contenido o por igual?

Las dos son muy importantes y dependen la una de la otra para que el libro funcione bien. Una buena estructura es fundamental para preparar el terreno que atrape al lector, y un contenido interesante es lo que le va a hacer que siga leyendo. Como escritora siempre procuro cuidar forma y contenido al mismo nivel.

  • ¿Qué importancia le das al desarrollo de los personajes?

Siempre busco que mis personajes dejen mella de una manera o de otra. Que parezcan personas reales, que nos remuevan por dentro… Me parece muy importante. También que traten temas o preocupaciones con las que pueda empatizar el lector en mayor o menor grado. Eso siempre ayuda a que se sumerja mejor en la historia.

  • ¿Qué temas resaltarías relevantes dentro de la novela?

La amistad, sin duda alguna. También la nostalgia, ya que el libro habla mucho sobre la pérdida de las personas que nos rodean de una forma o de otra. Resalta también la soledad y la búsqueda de la verdad, del propio yo, una especie de extrapolación de lo que es el paso a la vida adulta. Se habla además de las repercusiones de los propios actos. Enzo es un personaje que dice muchas mentirijillas y vamos a ver de qué manera esto le afecta a largo plazo.

  • Además de aventura y que se lo pasen bien los jóvenes leyéndolo ¿pretendes transmitir algún mensaje o reflexión?

Pienso que esto es algo que ocurre en muchos libros de este tipo. Es una aventura, sí, pero tiene mucho mensaje de fondo. Cada persona que lo ha leído me ha dado una interpretación diferente. Todas me parecen válidas, porque al final esta historia está hecha para dejarte las migas de pan. Tú como lector eres el encargado de recogerlas y decidir qué hacer con ellas.

  • ¿Tienes algún referente literario?

Como escritora, Stephen King. Su régimen de trabajo es una inspiración para todos los que queremos escribir toda la vida y ocupar un espacio considerable en librerías. Como lectora, te podría decir nombres de autores y autoras y no pararía hasta mañana.

  • ¿Alguna inspiración en la Divina Comedia de Dante?

La Divina Comedia es una de esas obras que nunca dejan indiferentes. Tengo muy claro que a mí me ha influido. Dante creó un universo espectacular, aterrador para la época, pero muy imaginativo. Todos los que escribimos sobre mundos sobrenaturales lo tenemos siempre presente, en mayor o menor medida. Mis lectores sabrán a qué me refiero.

  • ¿Para cuándo la segunda parte?

¡Pues espero que pronto! Llevo ya un tiempo trabajando con ella. Mi idea es tener un primer manuscrito completo a lo largo del año que viene. Sería ideal publicarlo a finales de 2021 o principios de 2022.

  • ¿Qué te mueve a escribir?

Mi cabeza está llena de historias, personajes y posibilidades que solamente me dejan descansar una vez los escribo. Me vacío, y haciendo esto me siento feliz y realizada. Es crear algo con tus propias manos; a veces es agotador, pero lo haces porque es necesario. Porque quieres hacerlo. Esas historias no va a contarlas nadie si no lo hago yo, así que la mejor forma de hacer que cobren vida es escribiéndolas. Con Los chicos perdidos siento que Enzo y sus amigos ya no me pertenecen a mí, sino que son parte de todos nosotros. Existen, están ahí fuera. Y eso me hace sentir como una madre orgullosa de sus hijos.

Block "pop-up-newsletter" not found