Cómo priorizar y ordenar ideas antes de ponerte a escribir

Cómo priorizar y ordenar ideas a la hora de escribir es fundamental para que tu proceso creativo llegue a buen puerto

En muchas ocasiones cuando estás en pleno proceso de inspiración, que para muchos también se puede llamar proceso preparatorio para escribir, tu mente viaja continuamente de un lado a otro. Acumula y acumula ideas que luego te pueden servir para llegar a desarrollar esa trama que tanto deseas escribir.

Es un momento delicado puesto que, en primer lugar, debes saber priorizar todas las ideas que se van agolpando en tu cabeza. Así puedes ir desechando aquellas que te pueden llevar a un callejón sin salida. Cuando no se tiene práctica, es indudable que esta técnica no es sencilla, ni fácil de llevar a cabo. Cómo saber cuál de todas esas ideas será la que realmente te lleve por el camino de la creación.

En un principio, es bueno que hagas un pequeño esquema de las más persistentes, tirando del hilo para conseguir ver hasta dónde te pueden dar. Muchas veces en este proceso ya descartarás muchas de ellas. Cuando comiences a hacerle preguntas a una idea y ésta sea incapaz de responderlas, te encuentras ante una de esas falsas musas que, de momento, no puedes aprovechar.

Ahora llega el segundo paso. Una vez tienes algunas de esas buenas ideas desarrolladas; haces otra priorización de las mismas. ¿Cómo? En esta ocasión tiras un poco más profundamente de ellas; haciéndoles preguntas más contundentes: cuántos personajes podrían dar cuerpo a esa idea, qué escenarios serían los adecuados, cómo te tendrías que documentar para desarrollarla y un largo etcétera. Una vez tengas el desarrollo completo, sabrás, sin sombra de duda, que te encuentran ante las que necesitas en este momento.

También te puede interesar cómo hacer un buen prólogo

Y ahora viene el tercer paso. A veces, una buena idea en una situación determinada puede dejar de serlo. Es posible que tengas la trama de tu vida pero que no te encuentres en el momento adecuado para llevarla a cabo o que no tengas los recursos necesarios. Puedes tener una buenísima historia que se ambiente en la Rusia del siglo XVII, pero si no puedes documentarte correctamente acerca de ese periodo histórico, en ese lugar determinado, será mejor guardar esa idea en un cajón para otra ocasión más favorable de tu vida. Todos los buenos escritores lo han hecho en algún momento de su trayectoria. Esto no debe desanimarte. Algún día podrás hacerla realidad, seguro.

En cuarto lugar, ya tienes muy pocas ideas que se han salvado de las tres cribas anteriores. En esta ocasión, deberás pensar si están en total consonancia con lo que te apetece escribir en este momento. ¿Entran dentro de ese objetivo originario? ¿Te desvían del camino que quieres seguir? Son preguntas que debes hacerte y responder. Después actúa en consecuencia.

También te puede interesar como escribir un buen inicio de un libro

Después de tanto preguntar, llegas al quinto punto. A estas alturas, las ideas escasean. Tienes seguramente unas pocas. A veces, después de todo el proceso no queda ninguna que sirva. Así de desagradecido es el oficio, pero no hay que desfallecer. Airea la mente y vuelve a empezar. Quizás en este nuevo proceso la encuentres y sea fabulosa. En el caso de que en primera instancia te queden algunas. Elige la mejor. sabrás cuál es. Comienza a desarrollarla en tu cabeza y en el papel o pantalla del ordenador; enriquecerla, documentarla, darle vida. Trabajar con una buena idea es fundamental para conseguir una gran obra. 

Estos son los cinco pasos a seguir que hemos desarrollado para esquematizar este proceso de selección. No es una medida exacta. Nada lo es en la escritura. Debes adaptar este proceso a ti. Encuentra tu propio método con toda la información que ahora tienes al respecto. Nuestro objetivo era ayudarte en la gestión de esa lluvia de ideas que a veces te asalta para que consigas hacerlas realidad. Esperamos que este post te haya servido para encontrar nuevos caminos creativos.

Si quieres más información puedes ir a la sección de Recursos para escritores y también te dejamos algunos artículos que hemos publicado en relación al proceso creativo y de corrección y que junto con éste te pueden inspirar:

Cómo escribir un buen inicio de un libro

Cómo conseguir la inspiración (Parte 1)

Cómo conseguir la inspiración (Parte 2)

Cómo hacer una buena carta de presentación para una editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *