El tono en la novela. Su importancia y posibles usos

El tono en la novela, qué es. Cómo se detecta y trabaja

Tono y estilo, ¿son lo mismo?

Hoy en la editorial boutique online Olelibros.com vamos a hablar del tono en la novela.

El tono es la sintonía que escucha el lector cuando lee, debe ir siempre en consonancia; sin cambiar el registro bruscamente, es decir, si decidimos que una obra la vamos a escribir en tonos grises debemos ir como mucho del gris más blanco al gris más negro. No cabe un amarillo o un rojo. Se debe usar siempre una misma gama cromática.

Los colores nos pueden ayudar, sobre todo a las mentes más figurativas, pero también se pueden establecer paralelismos con música. Hay una escala tonal: tristeza, melancolía, seriedad, depresión o alegría, jovialidad, ligereza. Y es que el tono en un libro es la transmisión del emociones entre el narrador y el lector.

Elemento esencial

Sin el tono narrativo es imposible analizar una obra literaria. Ya que los datos que nos da, y su grado en la escala, nos enseña desde qué perspectiva nos está contando el autor los hechos narrados.

Se pueden diferenciar dos clases de tono en una obra: el del narrador y el de los personajes, que tienen el propio. También podríamos hilar más fino y hablar del tono del lector pero los caminos del señor son insondables en este aspecto.

Además, existe un tono total de la obra. Aquí volvemos al principio, cuando hablábamos de la gama tonal ya que es aconsejable que estén en sintonía todos los tonos. Aunque, como siempre, hay excepciones. La literatura es un sinfín de ellas.

Muchas veces se confunde tono con estilo pero es importante diferenciarlos. Estilo es el conjunto de herramientas que tiene un escritor para diferenciarse del resto. Es un componente más exterior, más formal. Sin embargo, el tono es algo interno de la obra. Es el pulso de la misma. Se pueden utilizar cuantos tonos se deseen siempre con un mismo estilo. Aunque en este sentido también hay puristas.

En definitiva, hay miles de forma de hacerlo y para ello hay que elegir qué se quiere contar y acomodar el lenguaje a los personajes que intervengan y a la forma de contarlo.

Por poner un ejemplo, si utilizamos un registro culto para el narrador, no podemos de repente utilizar una palabra que se podría incluir en un registro vulgar de nuestro código lingüístico.

Un tono acorde con la obra es aquel en el que en ningún momento nos chirríe al leerla. Cuanto menos apreciemos el tono de una obra mejor acoplado estará a ella.

Vamos a poner ejemplos de diferentes tonos y diferentes estilos.

Nos ponemos en situación. Una pareja discute acaloradamente y uno de ellos se va para no volver. Esta escena hay mil manera de contarla dependiendo del tono de la narración, del narrador que lo cuente, de cómo sean los personajes, de los sentimientos que quieran transmitir y del estilo del autor.

Ejemplos prácticos de tono:

♦ Diferentes tonos que puede adoptar el narrador:

1. Juan salió de la habitación y cerró la puerta. María se quedó pensativa mirando por la ventana.

2. Juan, cabizbajo, se encaminó hacia el exterior. La puerta se cerró tras de él dejando a María sumida en un terrible silencio

3. Era la monda. Cerro la puerta tras de sí sin acordarse que había dejado las llaves dentro. Nada más oír el portazo. Pensó: “Total, no voy a volver”.

4. Los gritos se apagaron con el chasquido de la puerta al cerrarse. Juan estaba ya fuera. María, paralizada, no podía más que oír el silencio de la habitación

*Si os fijáis con cada tono se pretende transmitir unas sensaciones diferentes. Así, en la construcción del mismo no sólo intervienen las palabras que utilizamos, también las pausas y lo que no decimos. Es una suerte de magia en la que todos los elementos tienen su protagonismo.

♦Variaciones donde también intervienen los personajes:

1. Vi como Juan cerraba la puerta, al mirar hacia la ventana descubrí que estaba inundada de silencio.

2. No podía más, me encaminé a la puerta, dejando atrás una estela de silencio. María se quedó allí. No regresaré jamás.

3. Qué alivio, el silencio resultó alegre sin su presencia.

4. La muerte debe ser algo parecido a este silencio que siento dentro de mí y fuera, cuando aún oigo el retumbar de la puerta al cerrarse.

5. Fue cerrar la puerta tras de mí y saber que nunca iba a volver. Una corriente de alivio recorrió mi cuerpo.

6. Hale, portazo y sin llaves. Ahora qué hago. Pues no vuelvo. Arreglado.

7. No soportaba más el chillar de su voz, mi mente no dejaba de dar una orden precisa, a la que mi corazón se resistía a obedecer. Ella no perdonará un abandono en estas condiciones pero yo debo tomar una determinación ya. Salí con el último grito en la garganta y un tremendo portazo. Seguro que no volveré.

♦ Tonos en el diálogo: una amiga le cuenta a otra que le gusta un chico y piensa que no es correspondida:

1. 

— Vaya tela, Ana, no sabes cómo estoy.

— ¿Qué pasa tía?, cada día estás más loca.

— Estoy loca por Quico, pero él pasa mogollón de mí.

— Pero, ¿qué dices? Anda no me ralles.

2. 

— No sé qué me pasa, ayer estuve con Antonio y cada día estoy más enamorada de él.

— La vedad, es que llevo tiempo viéndolo.

— Lo peor es que creo que él no siente nada por mí.

— No lo creo, también detecto señales en él hacia ti.

3. 

— Ayer vi a lord Lambert en la recepción de Madame Millet, cada vez que lo veo desfallezco.

—Entonces, estaba en lo cierto querida, de un tiempo a esta parte he notado tu inclinación hacia tal caballero.

— Sí, mi pesar es que al mismo tiempo siento su indiferencia

— Discrepo, mi instinto me dice que lord Lambert siente una gran devoción hacia tu persona.

*Por el tono podemos detectar hasta la época en la que se ambienta el libro. También el lugar, la edad o la extracción cultural de los personajes.

Y hasta aquí nuestro estudio del tono. Si lo que necesitas ahora es evaluar su tu novela tiene el tono correcto no te pierdas este otro post sobre el tema. Pincha aquí para leerlo. También nos puedes contar qué te ha parecido el artículo y aportar tus conocimientos al respecto en nuestros comentarios. Si aún tienes alguna duda sobre el tema llámanos al teléfono que te dejo aquí abajo y consulta sin compromiso lo que necesites.

Más artículos relacionados:

¿Cómo escribir un prólogo? ¿Qué nos cuenta de un libro?

¿Conoces el concepto Editorial Boutique?

Mejorar la forma de escribir. Cómo corregir ortográfica y gramaticalmente un libro

Cómo priorizar y ordenar nuestras ideas antes de ponernos a escribir

El GPS del autor. Cómo saber que vas por buen camino mientras escribes tu libro

Cómo elegir el escenario de una novela. El continente donde viven los personajes

El GPS del autor. Cómo saber que vas por buen camino mientras escribes tu libro

 

 

Palabras relacionadas:

  • editorial online Valencia

  • el tono novela

  • el tono narrativo

  • el tono libro

  • Ayuda para escribir

2 comentarios de “El tono en la novela. Su importancia y posibles usos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.